martes, 18 de octubre de 2011

LA SABIDURÍA DE ENEAGRAMA RISO





CAPÍTULO 2



 Entérate de lo que eres, y sé lo que eres.

PINDARO


El actual eneagrama de los tipos de personalidad no procede de una sola fuente. Es un híbrido, una amalgama moderna proveniente de varias tradi­ciones de sabiduría antigua combinadas con la psicología moderna. Diversos autores han especulado sobre sus orígenes, y sus entusiastas han elaborado una buena cantidad de folclore sobre su historia y desarrollo, pero, por des­gracia, gran parte de la información que se transmite es errónea. Muchos autores antiguos atribuían todo el sistema a los maestros sufíes, lo cual aho­ra sabemos que no es así.
Para comprender la historia del eneagrama es necesario distinguir entre su símbolo y los nueve tipos de personalidad. Es cierro que el símbolo del enea­grama es antiguo, tiene unos 2.500 años de antigüedad o más. De igual modo, las ideas que finalmente llevaron al desarrollo de la psicología de los nueve tipos se remonta por lo menos al siglo IV y tal vez a antes. Sin embargo, sólo ha sido en las últimas décadas cuando se han unido estas dos fuentes.
El origen exacto del símbolo del eneagrama se ha perdido para la histo­ria; no sabemos de dónde procede, así como no sabemos quién inventó la rueda ni quién inventó la escritura. Se dice que se originó en Babilonia alre­dedor del año 2500 a. de C., pero hay pocas pruebas fehacientes de que sea así. Muchas de las ideas abstractas relacionadas con el eneagrama, por no de­cir su derivación de la geometría y las matemáticas, sugieren que podría te­ner raíces en el pensamiento griego clásico. Las teorías que subyacen al dia­grama se pueden encontrar en las ideas de Pitágoras, Platón y algunos filósofos neoplatónicos. En todo caso, está claro que forma parte de la tradi­ción occidental que dio origen al judaismo, el cristianismo y el islam, así como a las filosofías hermética y gnóstica, aspectos de las cuales se encuentran en estas tres grandes religiones proféticas.
En todo caso, de lo que no cabe duda es que el responsable de introdu­cir el símbolo del eneagrama en el mundo moderno fue George Ivanovich Gurdjieff. Gurdjieff era armenio-griego nacido alrededor de 1875; de joven se interesó por el conocimiento esotérico y se convenció de que los antiguos habían desarrollado una ciencia completa para transformar la psique huma­na y que ese conocimiento se había perdido después. Junto con un grupo de amigos que compartían su deseo de recuperar esa ciencia perdida de trans­formación humana dedicó la primera parte de su vida a investigar todo tipo de sabiduría antigua que lograba encontrar. Estos amigos formaron un gru­po llamado Buscadores de la Verdad (SAT: Seekers After Truth) y decidieron explorar las diferentes enseñanzas y sistemas de pensamiento cada uno por separado y reunirse periódicamente para comunicarse lo aprendido. Viajaron mucho, visitaron Egipto, Afganistán, Grecia, Persia, India y Tíbet, pasaron periodos en monasterios y santuarios remotos y aprendieron todo lo que pu­dieron acerca de las tradiciones de sabiduría antiguas.
En algún lugar durante sus viajes, posiblemente en Afganistán o Tur­quía, Gurdjieff encontró el símbolo del eneagrama. Después desarrolló su síntesis de lo que él y los demás miembros del grupo habían descubierto. Acabó sus muchos años de investigación justo antes de la Primera Guerra Mundial y comenzó a enseñar en San Petersburgo y Moscú, atrayendo de in­mediato un público entusiasta.
Gurdjieff enseñaba un compendio vasto y complejo de psicología, espi­ritualidad y cosmología cuyo objetivo era ayudar a los alumnos a compren­der su lugar en el Universo y su finalidad en la vida. Gurdjieff también ense­ñaba que el eneagrama era el símbolo principal y más importante de su filosofía. Afirmaba que una persona no comprende algo por completo mien­tras no lo entiende desde el punto de vista del eneagrama, es decir, mientras no sabe colocar correctamente los elementos de un proceso en los puntos co­rrectos del eneagrama, para ver así las partes interdependientes del todo que se sostienen unas a otras. Así pues, el eneagrama que enseñaba Gurdjieff era ame todo un modelo de procesos naturales, no una tipología psicológica.
Gurdjieff explicaba que el símbolo del eneagrama tiene tres partes que representan tres leyes divinas que rigen toda la existencia. La primera de es­tas partes es el círculo, mándala universal usado casi en todas las culturas. El círculo representa la unidad, la totalidad y la unicidad, y simboliza la idea de que Dios es uno, la característica distintiva de las principales religiones occi­dentales: el judaísmo, el cristianismo y el islam.
Dentro del círculo encontramos el siguiente símbolo, el triángulo. En la tradición cristiana, representa la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. De modo similar, la cábala, enseñanza esotérica del judaísmo, afirma que Dios se manifiesta inicialmente en el Universo en forma de tres emanaciones o «esferas», las sefirot (Kéter, Bina y Jojmá), que aparecen en el principal sím­bolo de la cábala, el Árbol de la Vida. En otras religiones también vemos re­flejos de esta idea trinitaria: los budistas hablan de Buda, Dharma y Sangha; los hindúes, de Visnú, Brahma y Siva, y los racistas hablan del Cielo, la Tie­rra y el Hombre.
Es notable cómo casi todas las principales religiones del mundo enseñan que el Universo es una manifestación no de dualidad, como enseña la lógica occidental, sino de trinidad. Nuestra manera habitual de mirar la realidad se basa en pares de opuestos, por ejemplo bueno y malo, blanco y negro, mas­culino y femenino, introvertido y extrovertido, etcétera. Las tradiciones an­tiguas, no obstante, no ven hombre y mujer sino hombre, mujer e hijo/a; las cosas no son blancas o negras sino blancas, negras y grises.
A este fenómeno Gurdjieff lo llamó la «Ley de Tres»; según esta ley todo lo que existe es resultado de la interacción de tres fuerzas (las que sean, en una situación o dimensión dada). Incluso parece que los descubrimientos de la física moderna apoyan esta idea de la Ley de Tres; en la escala subatómica, los átomos están formados por protones, electrones y neutrones, y en lugar de haber cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza, como se creía antes, la física ha descubierto que en realidad sólo hay tres: la fuerza fuerte, la fuer­za débil y el electromagnetismo.


Toma el entendimiento de Oriente y el conocimiento de Occidente y después busca.GURDJIEFF



Acuérdate de ti siempre y en todas partes.

GURDJIEFF

La tercera parte de este símbolo triple es la hexada (la figura cuyo trazo sigue los números 1-4-2-8-5-7). Esta figura simboliza lo que Gurdjieff llamó la «Ley de Siete», que tiene que ver con el proceso y el desarrollo en el tiem­po; afirma que nada es estático, todo se mueve y se convierte en otra cosa. In­cluso las piedras y las estrellas se transforman finalmente. Todo cambia, se re-cicla, evoluciona o se transfiere, aunque de modos legítimos y previsibles según su naturaleza y las fuerzas que actúan sobre ello. Los días de la sema­na, la tabla periódica y la octava de la música occidental se basan en la Ley de Siete.
Uniendo estos tres elementos (círculo, triángulo y hexada) obtenemos el eneagrama. Es un símbolo que representa la integridad de una cosa (el círcu­lo), cómo su identidad resulta de la interacción de tres fuerzas (el triángulo) y cómo evoluciona o cambia con el tiempo (la hexada).


Gurdjieff enseñaba el eneagrama mediante una serie de bailes sagrados, explicaba que debía considerarse un símbolo vivo, dinámico, móvil, no estático. Sin embargo, en ninguno de los escritos publicados de Gurdjieff ni de sus discípulos habla del eneagrama de los tipos de personalidad. Los oríge­nes de ese eneagrama son más recientes y se basan principal­mente en dos fuentes modernas.
La primera es Óscar Ichazo. Igual que Gurdjieff, ya desde muy joven a Ichazo le fascinó el descubrimiento de conoci­mientos perdidos. En su infancia aprovechó su extraordinaria inteligencia para asimilar textos filosóficos y metafísicos de la vasta biblioteca de su tío. Muy joven viajó desde su casa, en Bolivia, a Buenos Aires y después a otras partes del mundo
en busca de sabiduría antigua. Después de viajar por Oriente Medio y otras regiones, regresó a Sudamérica y comenzó a destilar lo que había aprendido.
Ichazo investigó y sintetizó los numerosos elementos del eneagrama has­ta que, a comienzos de los años cincuenta, descubrió la conexión entre el símbolo y los tipos de personalidad. Los nueve tipos que relacionó con el símbolo del eneagrama proceden de una tradición antigua, la de recordar los nueve atributos divinos como se reflejan en la naturaleza humana. Estas ideas comenzaron con los neoplatónicos, si no antes, y aparecieron en las Eneadas de Plotino en el siglo III. Entraron en la tradición cristiana como sus opues­tos: la distorsión de los atributos divinos se convirtió en los siete pecados (o «pasiones») capitales, más otros dos (el miedo y la mentira o engaño).
Común al eneagrama y a los siete pecados capitales es la idea de que si bien los tenemos todos en nosotros, uno en particular aflora una y otra vez; esa es la causa de nuestro desequilibrio y de que quedemos atrapados en el ego. Ichazo exploró las ideas antiguas acerca de los nueve atributos divinos, desde Grecia a los padres del desierto del siglo IV, que fueron los primeros en desarrollar el concepto de los siete pecados capitales, y desde allí pasó a la li­teratura medieval, como en los Cuentos de Canterbury de Chaucer y el «Purgatorio» de Dante.
También exploró la antigua tradición judía de la cábala. Esta enseñanza mística se desarrolló en las comunidades judías de Francia y España entre los siglos XII y XIV de nuestra era, aunque tenía antecedentes en las tradiciones místicas judías antiguas, como también en el gnosticismo y el neoplatonis­mo. Un símbolo fundamental en la filosofía cabalística es el llamado Árbol de la Vida (Etz Hayim), que, a semejanza del eneagrama, contiene las ideas de unidad, trinidad y un proceso de desarrollo que entraña siete partes.
En un relámpago de genialidad, a mediados de los años cincuenta, Icha­zo consiguió situar en la secuencia correcta todo este material sobre el sím­bolo del eneagrama. Sólo entonces se unieron las diferentes corrientes de transmisión para formar la plantilla básica del eneagrama tal como lo cono­cemos hoy.
En 1970, el famoso psiquiatra Claudio Naranjo, que estaba desarrollan­do un programa de terapia gestalt en el Instituto Esalen de Big Sur (Califor­nia), y un buen número de otros pensadores del movimiento de potencial humano, viajaron a Arica (Chile) para estudiar con Ichazo, que dirigía un curso intensivo de 40 días diseñado para conducir a los alumnos a la auto-comprensión. Una de las primeras cosas en su programa era el eneagrama, junto con los nueve tipos o lo que él llamaba «fijaciones del ego».
De inmediato el eneagrama cautivó a un buen número de personas, en particular a Naranjo, que volvió a California y comenzó a enseñarlo junto con otros sistemas psicológicos que había estudiado. Naranjo se interesó en hacer la correspondencia entre los tipos del eneagrama y las categorías psi­quiátricas que él conocía, y comenzó a ampliar los breves esquemas de Icha­zo sobre los tipos. Un método para demostrar la validez del sistema fue reu­nir grupos de personas que se identificaban con un determinado tipo o cuyas categorías psiquiátricas se conocía y entrevistarlas para destacar las similitu­des y adquirir más información. Por ejemplo, reunía a todas las personas de su grupo que tenían personalidad compulsiva-obsesiva para observar cómo correspondían sus reacciones con las descripciones del tipo de personalidad Uno, etcétera.
El método de Naranjo de usar grupos de personas para comprender los tipos no es un tradición oral antigua como se ha afirmado a veces; tampoco el eneagrama de la personalidad proviene de un cuerpo de conocimientos que han llegado hasta nosotros desde una fuente oral. El uso de paneles o grupos comenzó con Naranjo a principios de los años setenta, y es sólo una manera de enseñar e iluminar el eneagrama.
Naranjo empezó a enseñar una primera versión del sistema a grupos particulares de Berkeley (California) y a partir de allí su enseñanza se exten­dió rápidamente. El eneagrama lo enseñaban entusiastas en la zona de la Ba­hía de San Francisco así como en las casas de retiro de los jesuitas por toda Norteamérica, donde uno de nosotros. Don, entonces seminarista jesuita, aprendió la primera versión. A partir del trabajo fundamental de Ichazo y Naranjo, varios otros, entre ellos nosotros, los autores de este libro, hemos desarrollado el eneagrama y descubierto muchas facetas nuevas.
Nuestro trabajo ha consistido principalmente en desarrollar la base psi­cológica de los tipos, redondeando las primeras descripciones muy breves y demostrando cómo el eneagrama está relacionado con otros sistemas psico­lógicos y espirituales. Don siempre ha estado convencido de que mientras no estén completa y correctamente definidas las descripciones de los tipos el eneagrama será de poca utilidad real para nadie, y en realidad sería una fuen­te de mala información y mal orientados intentos de crecimiento.
En 1977 hubo un progreso importante, cuando descubrió los «niveles de desarrollo». Los niveles revelaron las gradaciones de crecimiento y dete­rioro por los que pasa la gente a lo largo de su vida; mostraron qué rasgos y motivaciones van con cada tipo y por qué. En un plano más profundo, indicaron nuestro grado de identificación con la personalidad y nuestra conse­cuente falta de libertad. También subrayó las motivaciones psíquicas de los tipos, de modo distinto a las descripciones impresionistas que predominaban cuando comenzó a trabajar. Desarrolló estas y otras ideas, tales como las co­rrelaciones con otras tipologías psicológicas y presentó sus hallazgos en Personality Types (1987) y Understanding the Enneagram (1990).
Russ se unió a Don en 1991, al principio para ayudarlo a elaborar un cuestionario para identificar el tipo, que finalmente se convirtió en el Riso-Hudson Enneagram Type Indicator (RHETI), y después colaboró en la revi­sión de Personality Types (1996). Russ ha aportado su comprensión y expe­riencia de las tradiciones y prácticas que subyacen a la teoría del eneagrama. Después desarrolló más las ideas presentadas por Don, descubriendo muchas de las estructuras más profundas de los tipos así como muchas de las impli­caciones del sistema para el crecimiento personal. Desde 1991 los dos hemos dirigido talleres y seminarios por todo el mundo y muchas de las percepcio­nes que presentamos en este libro provienen de nuestra experiencia de traba­jar con nuestros alumnos. Tenemos el privilegio de trabajar con personas de todos los continentes habitados y de todas las religiones importantes. Conti­núa sorprendiéndonos e impresionándonos lo universal y lo práctico que es el eneagrama.


 DON RICHARD RISO & RUSS HUDSON
http://eneagramacuartocamino.blogspot.com



sábado, 24 de septiembre de 2011

LA SABIDURÍA DEL ENEAGRAMA - RISO


PRESENTACIÓN  DE LOS NUEVE TIPOS
El trabajo con el eneagrama comienza cuando uno  identifica su tipo y empieza a comprender sus características dominantes.
Aunque reconoceremos en nosotros comportamientos de los nueve tipos, nuestras características más determinantes están arraigadas en uno de estos tipos:
Ver  test Riso -Hudson TRIE (etiqueta Riso)
Por ahora, lee los nombres de los nueve tipos y las breves explicaciones para ver cuáles, dos o tres, te parecen afines y más típicos de ti. Ten presente que las características enumeradas aquí sólo son unos cuantos aspectos destacables y no representan el aspecto completo de cada tipo de personalidad.
Tipo Uno: El reformador. El tipo idealista de sólidos principios. Las personas tipo Uno son éticas y concienzudas, poseen un fuerte sentido del bien y del mal. Son profesores y cruzados, se esfuerzan siempre por mejorar las cosas, pero temen cometer errores. Bien organizados, ordenados y meticulosos, tratan de mantener valores elevados, pero pueden resultar críticos y perfeccionistas. Normalmente tienen problemas de rabia e impaciencia reprimidas. En su mejor aspecto, el Uno sano es sabio, perceptivo, realista y noble, a la vez que moralmente heroico.
Tipo Dos: El ayudador. El tipo preocupado, orientado a los demás. Los dos son comprensivos, sinceros y bondadosos; son amistosos, generosos y abnegados, pero también pueden ser sentimentales, aduladores y obsequiosos. Desean intimar con los demás y suelen hacer cosas por ellos para sentirse necesitados. Por lo general tienen problemas para cuidar de sí mismos y reconocer sus propias necesidades. En su mejor aspecto, el Dos es generoso, altruista y siente un amor incondicional por sí mismo y por los demás.
Tipo Tres: El triunfador. El tipo adaptable y orientado al éxito. Las personas tipo. Tres son seguras de sí mismas, atractivas y encantadoras. Ambiciosas, competentes y enérgicas, también pueden ser muy conscientes de su posición y estar muy motivadas por el progreso personal. Suelen preocuparse por su imagen y por lo que los demás piensan de él. Normalmente tienen problemas de adicción al trabajo  y de competitividad. En su mejor aspecto, el Tres sano se acepta a sí mismo, es auténtico, es todo lo que aparenta ser, un modelo que inspira a otras personas.

EL ENEAGRAMA CON LOS NOMBRES DE TIPOS
 SEGÚN RISO-HUDSON

Tipo Cuatro: El Individualista. El tipo romántico e introspectivo. Los tipos Cuatro son conscientes de si mismos, sensibles, reservados y callados. Son demostrativos, sinceros y personalmente emocionales, pero también pueden ser caprichosos y tímidos. Se ocultan de los demás porque se sienten vulnerables o defectuosos, pero también pueden sentirse desdeñosos y ajenos a las formas normales de vivir. Normalmente tienen problemas de autocomplacencia y autocompasión. En su mejor aspecto, los tipos Cuatro sanos son inspirados y muy creativos, capaces de renovarse y transformar sus experiencias.
Tipo Cinco: El investigador. El tipo vehemente y cerebral. Los  Cinco son despabilados, perspicaces y curiosos. Son capaces de concentrarse y enfocar la atención en desarrollar ideas y habilidades complejas. Independientes e innovadores, es posible que se obsesionen con sus pensamientos y elaboraciones imaginarias. Se desligan de las cosas, pero son muy nerviosos y vehementes. Por lo general tienen problemas de aislamiento, excentricidad y nihilismo. En su mejor aspecto, el Cinco sano es pionero visionario, suele estar en la vanguardia y es capaz de ver el mundo de un modo nuevo.
Tipo Seis: El leal. El tipo comprometido, orientado a la seguridad. Las personas tipo Seis son dignas de confianza, trabajadoras y responsables, pero también pueden adoptar una actitud defensiva, ser evasivas  y muy nerviosas; trabajan hasta estresarse al mismo tiempo que se quejan de ello. Suelen ser cautelosas e indecisas, aunque también reactivas, desafiantes y rebeldes. Normalmente tienen problemas de inseguridad y desconfianza. En su mejor aspecto los Seis son estables interiormente, seguros de sí mismo, independientes, y apoyan con valentía a los débiles e incapaces.
Tipo Siete: El entusiasta. El tipo productivo y ajetreado. Los Siete son versátiles, optimistas y espontáneos; juguetones, animosos y prácticos, también podrían abarcar demasiado, ser desorganizados, e indisciplinados. Constantemente buscan experiencias nuevas y estimulantes, pero la actividad continuada los aturde y agota. Por lo general tienen problemas de superficialidad e impulsividad. En su mejor aspecto, los Siete sanos se centran en sus dotes y objetivos dignos, son alegres, muy capacitados y muy agradecidos.
Tipo Ocho: El desafiador. El tipo poderoso y dominante. Las personas tipo ocho son seguras se sí mismas, fuertes y capaces de imponerse. Protectoras, ingeniosas y decididas, también resultan orgullosas y dominantes; piensan que deben estar al mando de su entorno y suelen volverse retadoras e intimidadoras. Normalmente tienen problemas para intimar con los demás. Su  mejor aspecto, los Ocho sanos se controlan, usan sus fuerzas para mejorar la vida de otras personas, volviéndose heroicos, magnánimos y a veces históricamente grandiosos.
Tipo Nueve: El pacificador. El tipo acomodadizo, humilde. Los tipos Nueve son conformistas, confiados y estables. Son afables, bondadosos, se acomodan con facilidad y ofrecen apoyo, pero también pueden estar demasiado dispuestos a transigir con los demás para mantener la paz. Desean que todo vaya sobre ruedas, sin conflictos, pero tienden a ser complacientes y a minimizar cualquier cosa inquietante. Normalmente tienen problemas de pasividad y tozudez. En su mejor aspecto, los Nueve sanos son indómitos y abarcadores; capaces de unir personas y solucionar conflictos.

Si los hombres se conocieran, Dios los sanaría y personaría.

PASCAL 



LA SABIDURÍA DEL ENEAGRAMA Don Richard Risso



1
  Sobre los aspectos de nuestra vida que están oscuros y permanecen aún sin liberar. Si queremos vivir como seres espirituales en el mundo material, tenemos que explorar más esos aspectos.3

viernes, 12 de agosto de 2011

ENEAGRAMA ESENCIAL Joel Friedlander



ENEAGRAMA ESENCIAL 2º Parte
Tipos Humanos. Como descubrir nuestra esencia a través del
ENEAGRAMA
 De Joel Friedlander, Edit. Sirio cuarta edición 2004

La interacción de los rasgos activos, pasivos, positivo y negativo, genera cuatro combinaciones dentro de los siete tipos. El único tipo humano que es tal vez negativo y pasivo es el Lunar, mientras que Saturno, su opuesto, es activo y positivo. El Venusino y el Jovial son pasivos y positivos, mientras que el  Mercurial y el Marcial son activos y negativos.
Las personas activas y positivas – Saturninos y Solares – tienen siempre muchos planes, construyendo casa, fundan organizaciones, trabajan activamente en sus profesiones y están siempre enrolando amigos en sus diversos proyectos. Los Marciales y Mercuriales también activos pero negativos, suelen ser muy inquietos y no precisan se motivo alguno para sus actividades sino que de algún modo se sienten impulsados hacia ella. En cualquier lugar que esté, surgen problemas.
No puede ver una película sin descubrir los errores del montaje y, cuando van a comer a un nuevo restaurante, inevitablemente notan las faltas del servicio. Sienten una gran satisfacción de poder señalar tales fallos a quien quiera oírles y discuten si uno no está de acuerdo con ellos.
Los Venusinos y joviales, ambos pasivos y positivos, son muy populares  y divertidos, cálidos y generosos, incluso benevolentes. Siempre dispuestos a socorrer a quien se presente, ya sea dando comida a un mendigo o algo de dinero a un amigo necesitado. Pueden ser sensuales y graciosos, pero también con frecuencia dejados y desorganizados. Los Lunares único tipo pasivo y negativo, son solitarios. No están satisfechos con las cosas tal como son en la realidad pero en lugar de contribuir a mejorarlas, sólo se quejan. Según ellos el tiempo es malo, su trabajo aburrido y la vida muy difícil de soportar. Su negatividad les hace verlo todo malo, su pasividad les quita el deseo de cambiar algo.

En el flujo está el remedio:
El flujo del Eneagrama contiene, sin embargo, el remedio que cada tipo necesita para superar su propio desequilibrio. Observando el tipo siguiente y la fuerza inherente al mismo, cada uno de nosotros hallará todo lo necesario para compensar sus propias debilidades.
Por ejemplo, el Lunar que no puede evitar mantener frío y distante incluso en medio de una tormentosa pasión, hallará su antídoto en la calidez y apertura de Venus. Si lograra incorporar a sí mismo estas cualidades, su angustia se calmaría y sería capaz de comunicarse con los demás. Tanto la dinámica de esta circulación de los tipos a través del eneagrama, como el conocimiento psicológico y el equilibrio que posibilita, constituyen una invaluable contribución al estudio de los tipos. A medida que en los capítulos siguientes vayamos examinando cada uno de los tipos humanos, iremos viendo el significado que está circulación tiene para cada uno de ellos.
Tipos corporales y tipos humanos:
 Hay que tener en cuenta que cada uno de los diferentes tipos humanos se nos puede presentar bajo una gran variedad de aspectos físicos. Para ampliar este punto de vista podríamos recurrir a los trabajos de Willian Sheldon, y decir que dentro de cada tipo hay endomórficos, ectomórficos y mesomórficos. No obstante, el sistema de Cuarto Camino, quw ha sido el trampolín del moderno estudio de los tipos humanos, nos facilita un modo todavía más adecuado para considerar dichos tipos corporales. De hecho, incluso permite incorporar las categorías de Sheldon dentro del mismo sistema.
Me estoy refiriendo a la idea del centro de gravedad. En pocas palabras, viene a significar que cada uno de nosotros tiende a relacionarse con el mundo principalmente en base a ciertoas actitudes procedentes de un grupo concreto de funciones: el intelecto, las emociones o el cuerpo físico. En términos de Hellen Palmer sería la cabeza, el corazón y el vientre. Según Gurdjieff, estos centros de funcionamiento primario deben considerarse como tres inteligencias diferentes, existentes todas en nuestro interior, de modo que si sabemos cual de tales funciones es la que nos gobierna tendremos ya mucho camino recorrido en la tarea de poder reconocer y describir nuestras relaciones con el mundo exterior.
Poe ejemplo, un tipo intelectual considerará al mundo como un conjunto de cosas que deben ser descritas, etiquetadas y clasificadas. El tipo emocional intentará experimentarlo a través de sus sentimientos, mientras que el físico vivirá simplemente en un mundo de objetos y de espacios que se relacionan entre sí. En un concierto veremos como el tipo intelectual sigue la partitura atentamente, el emocional se deja llevar por el sentimiento que le produce y el físico por el ritmo y  el movimiento, así como las sensaciones que estos originan en su interior. Cuando su atención se disipe, el intelectual se perderá en pensamientos y el pasado o bien soñará en su próximo encuentro con alguien que estimule sus sentimientos – positivos o negativos – mientras que el físico pensará en proyectos a futuros y en lugares a donde desea ir.
Coincidencias con los tipos de Sheldon:
Además cada uno de estos tres tipos posee un carácter que, de algún modo, se aproxima a las divisiones de Sheldon. El intelectual tiende a tener el aspecto atenuado del ectomórfico, su constitución es más fina que la de los otros y sus dedos suelen ser delgados y delicados. El tipo emocional suele poseer el aspecto fornidos del endomórficos, carnosos, con la cara redondeada y muchas veces con problemas de peso. Los tipos físicos tienen normalmente el potente y musculoso cuerpo de los mesomórficos, son compactos y bien constituidos. Las características asignadas a los tres tipos de Sheldon también se ajustan a este esquema. Los esctomórficos suelen ser mentalmente activos, lo cual coincide con el  tipo intelectual. Los endomórficos son sociables y gustan de la comodidad, rasgos que también se identifican con los tipos físicos cierta tendencia a la actividad física y a la aventura.
Al combinar esta clasificación con los tipos básicos tenemos, por ejemplo, marciales físicos. Cada uno de ellos será una variante del tipo marcial y poseerá su propio y particular carácter, en cada uno la orientación marcial básica será modificada, algunas veces de manera notable. Como en cualquier otra clasificación, aquellos que compartan una cierta orientación simpatizarán con los de su misma esfera; así por ejemplo, los marciales emocionales, de algún modo reconocerán inmediatamente las fuerzas que motivan a jovial emocional.
De hecho la importancia de este centro de gravedad o función predominante, es tal que un tratado completo de los siete tipos humanos tendría que tenerla forzosamente en cuenta. No obstante, ello supera mucho el alcance de este libro, por lo que la completa elaboración de dicho trabajo queda para el futuro.

http://eneagramacuartocamino.blogspot.com





ENEAGRAMA ESENCIAL Joel Friedlander

ENEAGRAMA ESENCIAL 1º PARTE
Tipos Humanos. Como descubrir nuestra esencia a través del
ENEAGRAMA
 De Joel Friedlander, Edit. Sirio cuarta edición 2004
Presentación del Libro:
La  tipología que desarrolla Joel Friedlander en éste libro difiere de los instructores de Cuarto Camino continuadores de las ideas de Gurdjieff, estos son P. Ouspensky y J.G.Bennet, de quienes obtenemos dos excelentes obras dedicadas al Eneagrama estas son Fragmentos de una enseñanza desconocida (1949) y Estudios del Eneagrama (1990) respectivamente. No tengo que olvidar las conferencias de Maurice Nicoll recopiladas en sus libros COMENTARIOS PSICOLOGICOS SOBRE LAS ENSEÑANZA DE GURDJIEFF Y OUSPENSKY, en el Tomo I que ofreció Londres, Birdlip 1944 las primeras exposiciones acerca del Eneagrama basadas en toda la cosmología del Cuarto Camino aunque los libros fueron publicados en 1952. Pero  la tipología que se expone en éste libro se parece a la que trata Rodney Collin en El desarrollo de la Luz, donde reúne las bases para el esquema de los tipos, por ejemplo el papel de los tipos endocrinológicos haciendo analogía con la influencia de los planetas y la circulación de la energía a través de los puntos del eneagrama.
Joel Friedlander fue alumno de Robert Burton, quien  le enseñó el sistema de Cuarto Camino en su versión The Fellowships of freind, muy cuestionado (ver) Robert Burton es el autor del libro El Recuerdo de Sí . comenzó a enseñar el sistema de tipos en 1970  pero a mi entender incursionó en un ítem que G.I.Gurdjieff no llegó a desarrollar y podemos estar seguros que es un tema de valiosísima importancia para el conocimiento de sí. Todas nuestras reacciones mecánicas corresponden a un tipo determinado aunque nos creamos singulares, peculiares y creo que es difícil de aceptar porque erosiona la supuesta individualidad e integridad del yo. Esto es porque uno se cree único y especial, pero para los que queremos ver, conocernos éste es un tema a enfrentar: el mundito propio tarde o temprano caerá más allá de todas las diferencias de pareceres, al respecto una cita de P. Ouspensky puede ayudarnos:

En esta tarea no debe tener miedo de hacerse daño a usted mismo.
Comprenda que únicamente al hacerse daño a usted mismo puede conseguir lo que quiere. (La consciencia)


TIPOS HUMANOS BÁSICOS
He descubierto que los tipos son fáciles de ver, que cualquiera puede aprender a descubrirlos con tal de que investigue un poco. Y lo ideal en esta investigación, como en cualquier otra, es iniciarla con los útiles necesarios, con una idea clara de conde queremos llegar y con algunos indicios dejados por quienes nos precedieron. Antes que nada, es importante captar algunas ideas que son básicas para todos los tipos.
El Eneagrama
Una de las principales herramientas que vamos a utilizar para el estudio de los tipos humanos es un diagrama presentado por Gurdjieff como parte de su filosofía. Está formado por tres figuras independientes superpuestas y se le conoce como eneagrama por tener nueve puntas o vértices principales. (enea = nueve).
La figura exterior círculo, triángulo y hexagrama irregular, aunque Gurdjieff lo utilizaba para ilustrar muchas de su ideas sobre el hombre así como la cosmología  para el estudio de los tipos nos vamos a reservar sólo ésta figura irregular.
Cada uno de los tipos ocupa uno de los vértices o puntas de la mencionada figura excepto el Solar , que carece de ubicación concreta. El tipo Lunar inicia la progresión en el punto número uno, y siguiendo en el mismo orden que se utilizó para realizar el dibujo, llegamos a Venus en el cuatro, Mercurio en el dos, Saturno en el ocho, Marte en el cinco y Júpiter en el siete, desde el que se vuelve al uno, quedando así completada la figura:
No existen tipos “Puros”
Dentro de este esquema, los tipos totalmente puros y sin mezcla, sencillamente no existen. Cada uno de nosotros está situado en algún punto de ésta línea de progresión y esa mezcla única que constituye nuestro tipo contiene las influencias de todos los restantes.
Hay que considerarlos separadamente sólo como arquetipos, como símbolos de nuestras pasiones primitivas. Entonces representan esas pasiones, deseos y percepciones que potencialmente están en cada uno de nosotros. Aislados, los tipos se convierten en los miembros de un panteón, en la serie de las glándulas, en el sistema planetario o en la sociedad humana. Sin embargo, todas las personas con las que nos encontraremos son una amalgama en la que cierto tipo se ha mezclado con su vecino y que además, contiene indicios de todos los restantes.
Circulación de los tipos
El flujo de los tipos a través de los diferentes vértices del eneagrama constituye uno de los puntos más importantes de toda esta idea de los tipos humanos. La dirección de dicho flujo determina el orden en el que los tipos se suceden y su estructura genera muchas de sus peculiaridades. Al observar este flujo entre los diferentes puntos del eneagrama, veremos que los tipos humanos constituyen la continua evolución de la energía a través de una serie de expresiones humanas distintas.  Esta perspectiva nos muestra que el esquema de los tipos es una expresión holística de la variedad de la especie humana, en lugar de representar simplemente seis o siete categorías de en las forzosamente deba catalogarse a cualquier persona.
Para comprender de una manera concreta ese flujo, podemos decir que cada uno de nosotros está situado en algún lugar se esa línea de circulación. La dirección dentro de ese orden: Lunar, Lunar – Venusino, Venusino, Venusino – Mercurial, Mercurial, y así sucesivamente. De este modo llegamos al número de trece tipos humanos, como una completa manifestación de la teoría de los tipos: los seis tipos cuyos rasgos se agrupan alrededor de los puntos principales y definitorios del eneagrama, seis tipos intermedios que están a mitad de camino y representan una mezcla de dos tipos adyacentes correspondientes a los puntos principales, y el tipo Solar, ubicado en algún lugar fuera del flujo general.
Esta serie de trece tipos constituye una base bastante completa, que nos permite iniciar de una manera práctica de nuestro estudio. Aunque de hecho, veremos qué mayoría de la gente son  mezclas de una especie u otra.
Un ejemplo
Voy a mostrarles lo que quiero decir usándome a mí mismo de ejemplo. Al estar mi tipo gobernado por Júpiter y la Luna, pertenezco al tipo Jovial – Lunar, (no Lunar – Jovial), pues hay que seguir forzosamente el flujo de la energético dentro del eneagrama). Tanto en mis actitudes como en mi comportamiento, puedo hallar actitudes tanto de Venus como de Saturno como de los demás planetas, pero en general, la inmensa mayoría de mí mismo comparte rasgos esenciales tanto con el Jovial como con el Lunar, constituye un tipo en sí mismo, al cual le corresponde un comportamiento concreto, lo mismo ocurre con los restantes pasos del eneagrama.
Tipos positivos y negativos
La estructura descripta por repetitivo y rítmico flujo del eneagrama nos será de gran ayuda para comprender dos de los rasgos básicos de todos los tipos humanos. Estos rasgos básicos de todos los tipos humanos. Estos rasgos juegan un papel decisivo sobre al respecto de nuestro cuerpo y sobre nuestras apariencia general. Regulan nuestro pensar, permean nuestras relaciones y colorean todas nuestras actitudes fundamentales.
Cada uno de los tipos es positivo o negativo, del mismo modo que la carga de la corriente eléctrica positiva o negativa. Esa carga se va alternando a través de del flujo de los tipos, partiendo del Lunar, que es negativo, el Venusino es positivo, el Mercurial negativo, Saturnino es positivo, el Marcial es negativo y el Jovial es positivo. Este rasgo positivo o negativo modifica nuestra visión del mundo y condiciona una gran parte de nuestro comportamiento.
Dicho de esta manera muy simple, los tipos positivos son más optimistas. No toman muy en cuenta las dificultades ni los aspectos desagradables de la vida y en general, parecen poseer una mentalidad constructiva. Los tipos negativos son más escépticos, están siempre más inquietos e insatisfechos. Su visión del mundo es oscura y más cuidadosa y nunca dejan de percibir sus defectos, sus fallas y sus errores.
Tipos activos y tipos pasivos
La segunda característica básica de cada tipo es su actividad o pasividad. En este caso, el eneagrama se divide de manera diferente, los activos son los correspondientes a Mercurio, Saturno y Marte y los pasivos el Jovial, El Lunar y el Venusino. Sin embargo, este atributo no se va alternando como ocurría con la cualidad positiva y negativa. La actividad y la pasividad, que se corresponden con los principios masculinos y femeninos, crecen y decrecen con el paso del flujo a través de los diferentes tipos, coloreando sutilmente la vitalidad y el tono de cada uno de ellos.
Siguiendo la progresión, veremos que tanto la energía como la orientación general de los tipos son muy pasivas en el Lunar. Continúa siendo pasiva en el Venusino, pasa a Mercurio activa, alcanza la cúspide de la actividad en  Saturno y declina en el de Marte. Finalmente entra de nuevo en el umbral de la pasividad en el Jovial, con lo que queda cerrado el ciclo. El tipo solar, que como ya sabemos queda fuera de esta circulación, es también activo.
Dado que la fuerza activa no es algo estático que evoluciona a través de diferentes fases y bajo un gran número de influencias hasta convertirse en pasiva, cada tipo representa una cualidad específica, o una mezcla concreta de tales influencias.
Mercurio, por ejemplo, contiene todavía indicios de la energía femenina relacionada con Venus, el tipo que la antecede, mientras que el Jovial posee trazas de la energía masculina de su predecesor Marte. Los Venusinos, cuyas mentes y cuerpos son los más tranquilos de todos los tipos, aparecen ya hundidos en la pasividad, pero realmente  es el Lunar, rodeado por detrás de la energía pasiva del Jovial y por delante la energía pasiva del Venusino, quien representa la expresión más pura del principio pasivo o femenino.
Del mismo modo aunque Marte acumule mucha energía activa y sea el más violentamente activo de todos ellos, y aunque Mercurio personifique esa actividad joven recién salidas de Venus, es Saturno, pese a su comportamiento lento e introspectivo, quien desempeña el principal papel dentro de la actividad, y quien desborda su masculinidad sobre Mercurio y Marte.
http://eneagramacuartocamino.blogspot.com/

miércoles, 20 de julio de 2011

EL ENEAGRAMA Y EL SEXO

TIPOS DE PERSONALIDAD Y EL SEXO.


1era. Parte
2da Parte






Tercera parte:
Como planteamos en la primera parte este estudio estamos tratando la relación sexual mediada por la personalidad de cada tipo y acercándonos más, tratando de ver la parte imaginaria.

Hablando de "tipos", G. I. Gurdjieff dijo un día:


…Si la gente pudiera vivir en su esencia, un tipo de hombre siempre encontraría al tipo de mujer que le corresponde, y nunca habría una conjunción equivocada de tipos. Pero la gente vive en su personalidad que tiene sus propios intereses, sus propios gustos. Éstos no tienen nada en común con los intereses y los gustos de la esencia. En tal caso, la personalidad es el resultado del trabajo equivocado de los centros.

Por esta razón, puede no querer lo que la esencia quiere — y querer precisamente lo que la esencia no quiere. Es así como comienza el conflicto entre la esencia y la personalidad. La esencia sabe lo que desea, pero no lo puede explicar. La personalidad no quiere ni oírla y no toma en cuenta para nada sus deseos. Ella tiene sus propios deseos, y actúa a su manera. Pero allí termina su poder. Después de esto, de una u otra manera las dos esencias, la del hombre y la de la mujer, tienen que vivir juntas. Y se odian. En este campo, no hay comedia posible; de todas maneras, es la esencia, el tipo, que finalmente toma el mando y decide.

"Y en tal caso, nada se puede hacer ni por la razón, ni por el cálculo. Ni por «amor», porque en el sentido real de la palabra el hombre mecánico no puede amar — en él, ello ama o ello no ama.


El tipo número 7 evita el dolor, el compromiso por eso como escape desarrolla una frenética vida sexual. Su foco de atención se desvía por asociaciones placenteras, pero diferente al tipo seis es optimista. Teme depender de alguien, por lo tanto entabla relaciones superficiales. Comparten todo, pero mantienen una puerta abierta a otras posibilidades. Es de suponer que están abiertos a todas las posiciones con flexibilidad y sin inhibición. La sensualidad lo hace sentir siempre joven, por lo tanto le cuesta entender que el tiempo se le escapa para madurar.

La imaginación de si es que es eterno aunque no se lo plantee.




El tipo número 8 es tienen una idea de sí mismos que siempre se sienten poderosos o superiores en el sentido de autoridad por si estuviera ante un adversario, lo disminuye de entrada. Es como el jefe, es el que sabe, es el que dice como se hacen las cosas acomodadas a él, hay que aclarar que ésta autosuficiencia es independiente del rol, que estamos hablando de su postura mental ante las cosas, ante las relaciones sexuales en esta etapa de madures del tipo es el macho o la hembra a secas. Importa llevar el dominio del otro y no mostrarse vulnerable que es a lo que más teme. Generalmente a su alrededor se ve la mujer que obedece, que no es lo mismo con quien se comparte. Es el caso del ego al servicio del sexo y es predominante en sus vidas. Temen ser controlados. Su coraza es dura, en caso de que se le caiga patea para sus intereses.





El tipo número 9 busca fundirse con el otro, es cooperador, sensible e accesible. Le teme el aislamiento. El nueve en sus extremos es la conciencia ingenua, es decir carece de crítica o de parecer propio, si su caso sería el de un ser desarrollado tendría en centro sexual equilibrado,




Transmutado, pero generalmente es infantil y se deja falsear por las apariencias. No se hace valer, teme que le sobrepase la situación o que él mismo explote. Hacer el amor con un nueve puede ser muy suave e intenso así como todo lo contrario un baboso – a.




Más adelante trataremos el sexo con el trabajo de los otros centros.

Al respecto Gurdjieff nos adelanta:

Quisiera hacerles comprender dónde estriba el mayor mal y el factor principal de nuestra esclavitud. No es en el sexo mismo, sino en el abuso del sexo. Pero casi nunca se comprende lo que significa el abuso del sexo. No se trata aquí de excesos sexuales o de perversiones sexuales. Éstas son sólo formas relativamente inofensivas del abuso del sexo. No, es indispensable conocer muy bien la máquina humana para comprender lo que es el abuso del sexo, en el sentido verdadero de esta expresión. Indica el trabajo equivocado de los centros en sus relaciones con el centro sexual;


en otros términos, la acción del sexo operando a través de los otros centros, y la acción de los otros centros operando a través del centro

sexual o para ser todavía más preciso, indica el funcionamiento del centro sexual con la ayuda de energía prestada por los otros centros y el funcionamiento de los otros centros con la ayuda de energía prestada por el centro sexual.

martes, 19 de julio de 2011

EL ENEAGRAMA Y EL SEXO

TIPOS DE PERSONALIDAD Y EL SEXO.
1era. Parte y 3era.Parte

Segunda parte:



La atracción sexual puede definirse como un estado del centro sexual positivo que induce al acercamiento con el sexo opuesto con el propósito de de llevar a cabo una relación sexual, pero más precisamente estamos tratando la relación mediada por la personalidad de cada tipo y acercándonos más, tratando de ver la parte imaginaria.

Al respecto de la sexualidad dice P. Ouspensky dice:

Desde el punto de vista ordinario, al crear el amor, esto es, al crear la división de los sexos y todo lo que se relaciona con ella, la naturaleza persigue solo una finalidad: la continuación de la vida. Pero aun desde el punto de vista ordinario es perfectamente claro, y no puede haber ninguna duda sobre ello, que la naturaleza ha creado en el hombre mucho más“amor” del que es necesario para el propósito de la continuación de la vida. Todo este excedente de amor


debe ser gastado en alguna forma. Y bajo las condiciones ordinarias es utilizado para ser transformado en otras emociones y en otras clases de energía, que con frecuencia son contradictorias, peligrosas desde el punto de vista de la evolución, patológicas, incompatibles una con la otra, y destructivas.

Si fuera posible calcular la pequeña proporción de energía sexual que es utilizada para la continuación de la vida, comprenderíamos el principio básico de muchos de los actos de la naturaleza. La naturaleza crea una inmensa presión, una inmensa tensión, para alcanzar cierto objetivo, pero de hecho utiliza para el logro de este objetivo solo una fracción infinitesimal de la energía creada. Y sin embargo sin esta inmensa afluencia de fuerza el objetivo original probablemente no sería alcanzado, y la naturaleza no podría hacer que los hombres la sirvieran y que sus especies la continuaran sirviendo. Los hombres empezarían a regatear con la naturaleza, a poner condiciones, a exigir concesiones, a pedir atenuantes, y la naturaleza tendría que condescender. La garantía contra esto es el excedente de energía que ciega al hombre, que lo hace esclavo, que lo obliga a servir los propósitos de la naturaleza en la

creencia de que se sirve a sí mismo, a sus propias pasiones, a sus propios contrario, hace que el hombre crea que sirve a los propósitos de la naturaleza, cuando en realidad se pone bajo el yugo de sus propias pasiones y deseos. (1)
Continuemos con el tipo número 4, sabemos que este tipo se caracteriza por tener imaginación creativa que puede estar ligada al deseo y una forma de alejarse del dolor es refugiarse en su intimidad. Vive su realidad como la de un artista que no está dispuesto a vender sus obras por poca plata, y esto es porque considera que en su interior hay más riqueza, es la riqueza de los sueños ideales que empalidecen la realidad. Prefiere separarse a no ser importante para el otro.


La imagen que hemos dedicado a éste número es:


La creo conveniente porque no hay placer más grande que el que puede proporcionarse a si mismo, curiosamente lo conecta con la sexualidad originaria. Es una de sus características alejarse de la vida diaria para valorarla dado que rechaza la rutina. De esta forma cumple con aquello de agrandar la calidad de lo ausente y disminuir la calidad del presente.




El tipo número 5: si dividimos el diagrama en dos partes Racional e Irracional




el número 5 se encuentra del lado racional, en la seguidilla es el primero del lado racional, entendido como comienzo de razonamiento, más del lado poner razonamiento al instinto, de esta forma defiende su espacio de que no sea invadido o toma distancia, pero en usar el discernimiento como forma de delimitar el yo, le va a costar entregarse, y no va a ser posesivo. Su miedo es no ser competente.


La imagen que les calza:

El tipo número 6 es probable que sea al tipo que más le cueste relacionarse tal vez por desconfianza, dado que la característica de la focalización de su atención es buscar intenciones ocultas de los demás. Tiene un fuerte apego a su imaginación negativa del tipo pesimista, que lleva al centro sexual a inhibirse. En caso de relacionarse es de formalizar la relación sin inventiva sexual, más bien adoptando hábitos rutinarios. Le encantaría fundirse con el ser amado pero se limita a lo conocido. La foto que en este caso sería fuente de placer para el 6 es:







continuará...


(1)P. D. Ouspensky, Un Nuevo Modelo de Universo, Capitulo
CAPITULO XII SEXO Y EVOLUCION

domingo, 17 de julio de 2011

EL ENEAGRAMA Y EL SEXO

EL ENEAGRAMA Y EL SEXO


TIPOS DE PERSONALIDAD Y EL SEXO.

Primera parte:





No hay tema que despierte más pasiones y atracción que el sexo. En todas las películas y la T.V., es siempre la parte que más capta la atención. Generalmente se piensa que cualquier tema comienza a ponerse divertido, apasionante, atractivo cuando se habla de sexo, pero está claro que esto es según el tipo que lo percibe. Ahora ustedes verán que las imágenes son llamativas, la idea es que se observe justamente
eso que producen, su enorme poder.
Hoy tomaré el sexo como lo tomamos a diario, desde la personalidad o en función de ella.


No lo tomaré en sentido evolutivo, no en el verdadero sentido de la palabra, esto es, el desenvolvimiento del hombre en la dirección de la adquisición por su propio esfuerzo de una conciencia superior y de la liberación de sus fuerzas y facultades latentes (1). Así como tampoco en su función procreativa, sino que tomaremos al sexo como placer, ya sea que lo provoque o no, más bien como parte del uso que hace la falsa personalidad, la parte más imaginaria y polar de los seres humanos. Así “el histeriqueo” en la conquista del sexo opuesto, la vanidad, el sí por el no y el no cuando es sí, del quiero no quiero, el excibicionismo o la inhibición, la falta de naturalidad, son algunos de los ingredientes que aquella conlleva. Nos ocuparemos entonces del modo de acercamiento sexual de cada tipo de personalidad.

(1)Peter Ouspensky, Un Nuevo Modelo del Universo.

 
Tomemos para empezar el número 1, valora lo que es correcto o incorrecto en la situación, si bien lo hace como punto focal de su atención en su vida en general, en particular en una relación sexual va a tomar en cuenta lo correcto o incorrecto no sólo como postura física sino también valoración moral o normativa. En lo postura física siempre se los ve erguidos con la espalda recta, y es de suponer que le importa mucho que su miembro se vea bien parado, esto es lo perfecto. Con respecto a lo moral se deduce que no va a hacer algo reprimido nunca y como va a estar muy preocupado mucho menos desinhibirse, dado que para él o ella es una cuestión de hacer lo que está bien y no siempre tener sexo es hacer algo bueno en la cabeza de una persona, es muy probable que sienta algo de culpa. Por otro lado en caso de dar en el blanco con la persona justa, su forma de ser la va actuar de modo posesiva y va a sentir celos por el ser deseado. En caso de traición o perderla va a sentir ira.

¿Cuál es su posición preferida? :



Esta postura ayuda a lograr para el Uno la unidad deseada con el otro, la cual puede darle mucho placer.

Pasemos al tipo número 2 su punto focal de atención se enfoca en el deseo de aprobación, este mecanismo funciona para todos sus relaciones, todos los días, pero si bien parecería que va hacer todo lo que sea para llamar la atención del otro en una relación sexual, como por ejemplo realizar un “strip”, no, más bien no va actuar hasta sentirse querido – a, es esto lo que le va a dar seguridad y va a ser el disparador para desinhibirse. Aún así, éste tipo de personalidad está muy preocupada dar y sobreproteger a la pareja, lo cual puede resultar absorbente y muy demandante. Desde afuera se los ve como muy dependientes de la pareja y lo son, como si fuera el centro de su vida. Es el tipo de persona que si no llega al orgasmo se sienta poco querida. Los dos generalmente reprimen la expresión de lo que les gustaría.



¿Cuál es la postura del dos? :





Es una postura que puede ayudar a dar y dar placer, a condición que en caso del hombre arriba no lo haga automáticamente, siempre y cuando no se pierdan a sí mismos.



El tipo Número 3: su punto focal de la atención está en que reciban atención de lo que hacen, es decir van a dar placer, pero se van a sentir bien si se les dice que lo hicieron bien. Son vanidosos, ante todo van a querer gustar, les importa mucho las formas físicas, la belleza y si se sabe bello o bella es muy difícil llegar a ellos, más bien se mantienen en pose, es el caso de exhibicionismo de la virilidad. Mantienen siempre la imagen.



Esta es la imagen que le sienta:









Este tipo de personalidad tiene como centro de su vida el sexo, en caso de no poder tenerlo suelen sentirse desdichados, necesitan que el otro les devuelva su imagen. En este caso el otro es un complemento de su personalidad (imaginaria).
PARA LEER LAS OTRAS DOS PARTES CLICKEAR EN:
SEGUNDA PARTE
TERCERA PARTE




sábado, 28 de mayo de 2011

ALQUIMIA DE CUARTO CAMINO


La Alquimia es una forma de ver y percibir la materia interna. Trata con la materialidad de la sustancia invisible. No sólo se vale de la fe, como fuerza espiritualizada, sino que pretende enfocarla en un trabajo voluntario transformador de esas sustancias.


La enseñanza de George Gurdjieff toma como base que en toda manifestación o fenómeno, en toda sustancia y en el universo, opera la Ley de Tres, esto es que cada cosa está constituida por tres factores que intervienen, uno de manera activa, otro de forma pasiva, y el tercero, neutro. A su vez cada proceso, en relación con otros, participa de una de esas tres posibilidades, activa, pasiva o neutra. Todo en el universo se establece por tríadas, desde la realidad propia de cada objeto, sus manifestaciones, sus relaciones, y cualquier fenómeno.

Hoy en día puede encontrarse ejemplos en las masillas de dos componentes, que utilizan una tercera como endurecedor, es el catalizador o acelerador, pero éste tipo de respuestas sobre materiales sintéticos y externos, no nos cambiaría en nada saberlos excepto para quien los aplica, más creo que realmente tiene sentido el conocimiento interior.

Al estudiarse a sí mismo, dice G. I. Gurdjieff, al estudiar las manifestaciones de su pensamiento, de su conciencia, de su actividad, de sus hábitos, de sus deseos, etc., se puede aprender a observar y a ver en sí mismo la acción de las tres fuerzas. Supongamos, por ejemplo, que un hombre quiere trabajar sobre sí mismo para cambiar algunas de sus características, con el fin de alcanzar un nivel de ser más elevado. Su deseo, su iniciativa, será la fuerza activa. La inercia de toda su vida psicológica habitual, es la fuerza pasiva que se opone a esta iniciativa, es la fuerza pasiva o negativa.

Fuerza Carbono, fuerza Oxígeno, fuerza Nitrógeno e Hidrógeno

Las sustancias pueden ser bien activas, bien pasivas, bien neutras, dependiendo del proceso su lugar en la realidad. Siempre se toma como ejemplo la cocción de alimentos o del pan. La harina es activa, el agua pasiva y el fuego eI elemento neutro, porque no interviene en la misma masa mas la cocina. Imaginemos la realidad como una sinfonía de escalas musicales, tomemos una sola escala de muchas, tenemos las notas Do, Re, Mi, Fa Sol, La y Si de esa escala, y a su vez cada nota puede ser el Do de otra escala.

En la enseñanza, cuando una sustancia conduce a la fuerza activa se la llama “Carbono”; cuando conduce a la pasiva, la llamaremos “Oxígeno”; si la neutra, “Nitrógeno”. Cuando consideramos una substancia sin relación con la fuerza que se manifiesta a través de ella, la llamaremos “Hidrógeno”. Que conformarán un Hidrógeno de cierta magnitud (por ejemplo H6, H12, H24, etc.).

"Esta química o alquimia considera la materia antes que nada desde el punto de vista de sus funciones, las que determinan su sitio en el universo y su relación con las otras materias, y luego desde el punto de vista de su relación al hombre y a las funciones del hombre. Se entiende por «átomo de substancia», la más pequeña cantidad de una substancia dada que retiene todas sus propiedades químicas, cósmicas y psíquicas.”



El eneagrama y los Hidrógenos

"«Aprended a separar lo sutil de lo grosero» — este principio de la «Tabla de Esmeralda» se refiere al trabajo de la fábrica humana y es aprender al «separar lo sutil de lo grosero», es decir, a llevar la producción de hidrógenos finos a su más alto nivel posible. (Fragmentos… P. O)



En cada punto de los nueve que conforman el eneagrama se puede ubicar esas sustancias por grado de Hidrógeno. O en el triángulo interior del eneagrama como se ve en la imagen,que desarrollaré en otra entrada, Cada Hidrogeno (H) recibe una gradación en número, y a mayor densidad más alto será ese número, así tenemos: H6, H12, H24, H48, H96, H192, H384, H768, H1.536, H3.072, H6.144 y H12.288; doce Hidrógenos en total, que representan doce categorías de la materia. Nóten que allí ubiqué sólo los hidrógenos que elabora el Hombre.




"Estos doce hidrógenos representan doce categorías de materias, que se escalonan en el universo desde el Absoluto hasta la Luna, y si fuera posible establecer con exactitud cuál de estos hidrógenos constituye el organismo humano y actúa en él, tan sólo esto determinaría el lugar que ocupa el hombre en el mundo.” (Fragmentos… P.O)





El Rayo de Creación de Gurdjieff

Hay lo que llamaremos un “Rayo de Creación”, que parte del Absoluto hacia el universo interpenetrándolo, por lo que podemos tomar a ese Absoluto, como el Do inicial de todas las cosa. De esta escala principal estamos alejados, mas no de sus leyes las cuales podríamos empezar a conocer y recrearlas en nuestro interior. Nos interesa si una escala secundaria, a la que llamaremos la octava paralela del Sol, cuyo Do inicial, como corresponde, surge también del Absoluto, pasa por nuestro sol y por nuestro planeta, y termina en nuestro satélite la luna. En realidad, se trata de tres octavas, de Do a Do, una que va del Absoluto al Sol, la segunda del Sol a la Tierra, y la tercera, de la Tierra a la Luna.







El H768 son los alimentos que ingerimos; el H192 es el aire que respiramos; H96 son todas aquellas materias reconocidas por los químicos se hallan en nuestro organismo. Los H 48, 24, 12 y 6, son materias desconocidas por nuestros científicos; son materias de nuestra vida psíquica y espiritual, en diferentes grados. (Ver eneagrama )


LA TABLA DE HIDRÓGENOS



"La «tabla de hidrógenos» hace posible el estudio de todas las substancias que componen el organismo humano desde el punto de vista de su relación con los distintos planos del universo. (Fragmentos… P.O)


Tablas de Hidrógenos son una “escalera de ascenso”, de la Tierra al cielo y como cada substancia está en relación con un plano definido del universo, este hecho nos permite establecer la relación que existe entre las funciones del hombre y los planos del universo." (Fragmentos… P.O)

Dice P.Ouspensky: … frente a esta "escalera levantada desde la tierra hasta el cielo", sentí algo muy análogo a las sensaciones del mundo que me llegaron hace varios años durante mis extraños experimentos que he descrito en Un Nuevo Modelo del Universo, gracias a los cuales había sentido tan fuertemente la interdependencia, la integridad y la "matematicalidad" de todo lo que existe. (Fragmentos… P.O)

El organismo humano, una “fábrica de químicos” así lo definía George Gurdjieff, una fábrica de Hidrógenos, dijo: "La fábrica de tres pisos representa el universo en miniatura; está construida según las mismas leyes y sobre el mismo plan que el universo entero.



Esquema del cuerpo con alquimia de los hidrógenos. Cabeza, tórax y vientre o boca, corazón y estómago.



Gurdjieff decía sobre nuestros cuerpos superiores y el crecimiento interior: el crecimiento de los cuerpos interiores del hombre (el astral, el mental), es un proceso material completamente análogo al del crecimiento del cuerpo físico y que es necesario crearlos con el trabajo alquímico de la propia fábrica a condición de recuerdo de sí y sobreesfuerzos, es en los excedentes de energías, en los sobrantes que se elaboran estos procesos.



.

domingo, 13 de marzo de 2011

EL ENEAGRAMA


EL ENEAGRAMA DE CUARTO CAMINO


La figura del eneagrama representa una estrella de 9 puntas, inscripta en un círculo y se compone de tres componentes:
1- Un círculo, figura geométrica que simboliza la TOTALIDAD y es a su vez una unidad en sí mismo en la totalidad.
2- Un triángulo equilátero, que representa las fuerzas superiores, LA LEY DE TRINIDAD.
3- Un hexagrama, figura de seis lados irregular que simboliza el hombre mecánico como la vida del hombre sujeta a desvíos.
Las puntas del triángulo y las del hexagrama se combinan dando lugar a la figura compleja del eneagrama, juntos se articulan como engranajes de una Totalidad.
De esta manera responde a dos leyes fundamentales de la Creación Universal en todas sus manifestaciones, son las Ley de Tres y la Ley de Siete y se pueden articulas en varias dimensiones según las variables o categorías que se tome.
"...el estudio del hombre debe proseguirse paralelamente al estudio del mundo, y el estudio del mundo paralelamente al estudio del hombre. Las leyes son las mismas en todas partes, tanto en el mundo como en el hombre. Habiendo comprendido los principios de una ley cualquiera, debemos buscar su manifestación, simultáneamente en el mundo y en el hombre. Ciertas leyes son más fáciles de observar en el mundo, otras más fáciles de observar en el hombre. Por lo tanto en algunos casos es mejor comenzar con el mundo y después pasar al hombre, y en otros casos es mejor comenzar con el hombre y luego pasar al mundo.
La Ley de Tres es la ley gestadora de todos los procesos y la Ley de Siete señala la forma en que se desarrollan los mismos. Cuando un proceso carece de la Ley de Tres es decir triángulo interior se puede usar para describir procesos enteramente mecánicos. Deberíamos poder usarlo para acceder a nuestro interior y conocernos a nosotros mismos. De esta manera nos encontramos ante dos formas de estudiarse a sí mismo, una es a través de la psicología y otra es la observación de si mediante el sistema de Cuarto Camino.
El Eneagrama es un modelo antiguo de interpretación del mundo, de los cosmos, las vibraciones, sería en estos casos un modelo de tres etapas, como el de digestión de impresiones, que se desenvuelven en dos niveles superpuestos que promueven una tercera, el estado de consciencia, sin eso no hay nada de que hablar...Sabio no es quien tiene mucho para decir, sino quien sabe silenciarse a tiempo.
El eneagrama no puede jamás ser interpretado íntegramente. Tiene que ser experimentado o vivido, de la misma manera, que la idea del conocimiento de sí. Gurdjieff
... “cada totalidad, cada cosmos, cada planta es un Eneagrama, en cambio acerca de la vida de los hombres los vería como incompletos y mecánicos, y al Eneagrama como una posibilidad de armonización a través del estudio de la máquina humana, la práctica del Recuerdo de Sí y el Esfuerzo Consciente.